2013-02-14

Da el Paso

Para muchos emprendedores la parte más difícil es el inicio, dar ese primer paso a los objetivos deseados. Quizá el pensamiento más común en esta etapa, es el fracaso, perder su “status quo” sin nada cambio que signifique un avance en su carrera o en su vida cotidiana, pero lo que muchos pasan por alto es que ya atreverse, es un gran avance. Es allí donde se conseguirá con retos nunca antes enfrentados, emociones muy particulares que generan una gran satisfacción personal y que si se es consciente de esto puede representar la diferencia entre el éxito y el fracaso. Es por ello que es totalmente cierto afirmar que, desde el primer paso en la búsqueda de ese objetivo, ya se va obteniendo ganancia. Va a depender del emprendedor, de su tenacidad, de sus ganas de lograrlo que van a ayudar a que este primer paso se convierta en la transformación de un idealista a un empresario. El camino no es fácil, no es un camino llano oloroso a rosas (tampoco conviene que lo sea), pero al tiempo de andarlo se tendrá un gran placer, al revisar cada obstáculo vencido, cada pequeño logro obtenido, el aprendizaje que dejan las dificultades; todo esto serán herramientas necesarias para ir avanzado en el mágico pero no menos complicado mundo del emprendimiento. A todo esto convienen tres pequeños consejos en esta etapa inicial del novel empresario; Dar el primer paso: así de sencillo, dar ese primer paso sin postergación, enfrentarse lo más antes posible a las seguras dificultades que se pueden encontrar para llevar a cabo la idea, demorar ese primer paso puede traer mayores dificultades, puede pasar el momento justo para el triunfo de esa idea, pueden pasar en entusiasmo tan necesario para el progreso del emprendimiento. No desmayar: quizá el ingrediente más ligado ante la anterior premisa, es el de perseverar, no se hace nada si a la primera dificultad se retrocede, hay que ser terco para solucionar cada problema, perseverar hasta dar con la solución es la única garantía de éxito, pensar que mientras más difícil la solución más tentadora debe ser la idea, es el elemento que indica que no muchos se atreverán. Visionario: o que es lo mismo, pensar en grande; si se piensa en grande es más seguro ir arrollando por el camino, y se tiene un objetivo visible que te dará las fuerzas necesarias dentro de las condiciones más adversas.

1 comentario:

Omar G dijo...

Creo que para emprender un negocio propio se debe tener un alto nivel de convicción y una razón enorme para comenzar, porque quiza tendrás que salir de una zona de confort en la que te encuentras comodo y hacer actividades que quiza no te gusten hasta el dia de hoy, ademas de aprender aptitudes diferentes, en general harás un cambio enorme en tu vida al tener la responsabilidad de dirigir un negocio, y más aun si tienes un equipo de trabajo que entrenar. Un negocio te da dinero si te enfocas en resolver problemas de los demas y brindar ayuda de corazón a tus clientes o socios, de modo contrario si solo te enfocas en obtener un beneficio propio (aqui se encuentra la mayoria de emprendedores), no llegarás muy lejos. Excelente información la que aquí nos compartes. Saludos cordiales...!