2008-02-22

Autoestima para Emprender

El emprendedor debe lograr metas, no solo individuales sino colectivas, es por ello que necesita de tener autoestima. Para lograr los objetivos que

nos proponemos, es esencial partiendo de que sin esta no lograríamos cumplir las tareas más básicas de nuestra vida y mucho menos las actividades que nos impone una iniciativa empresarial.
A parte de lo importante de la Autoestima desde el punto de vista personal; está la importancia para dirigir a un grupo. Recordemos que el emprendedor es un creador de empleos, un líder; por lo cual debe saber motivar, animar y lograr que el equipo se fije y logre metas.
La autoestima la podemos definir como el conjunto de creencias (limitantes o desarrolladoras) y valores (virtuosos o viciosos) que el sujeto tiene acerca de quién es, de sus capacidades, habilidades, recursos y potencialidades, pasadas, presentes y futuras, que le han conducido hasta donde está y que le llevarán hasta donde crea que puede llegar.
Por ello, si se quiere tener éxito y sobre todo emprender de manera efectiva es preciso desarrollar elementos que contribuyan a elevar la autoestima. Actitudes, pensamientos, decisiones; son los principales hábitos a adquirir para lograr una transformación personal desarrolladora.
Hay que detenerse a pensar sobre nosotros, nuestras actitudes, es decir, realizar un estudio FODA personal, el primer producto que debe vender el emprendedor es su propia imagen por ello se debe conocer bien y mejorar aquello que pueda ser un obstáculo para alcanzar las metas deseadas.
La manera de elevar la autoestima es practicando la vida. Luego del análisis ya se puede saber cuales son las limitaciones pero también nuestros puntos fuertes, trabajar en los puntos fuertes para impulsar con estos a los aspectos menos favorables. Fijarse metas, al principio no tan ambiciosas, luego ir aumentando la calidad de nuestras metas.
Fracasar es lo que te garantiza el desarrollo, por ello no hay que temer ante un posible fracaso. No permita que la derrota lo acobarde, pues ese es el camino que lleva a una vida sumida en el temor y frustraciones. Entienda que el fracaso es un componente más de la vida y del camino hacia el éxito. Asúmalo con deportividad, como un reto que intentará superar la próxima ocasión. Comprenda que es en la adversidad donde se forja el carácter y asuma cada tropiezo como un reto personal para mejorar.

Saludos!

2 comentarios:

Eduardo Céspedes dijo...

Seguramente ya lo habrás leído, pero te recomiendo dos libros:

- Me equivoqué. Pilar García de la Granja. Editorial Planeta

- El libro negro del emprendedor. Fernando Trías de Bes. Editoria Empresa Activa

Ambos dignos de "robarnos" unos minutos de nuestro tiempo para ser leídos

Saludos,

Luis dijo...

Gracias por la Recomendación Eduardo!